Juan Wesley comenta el NT | 28

Juan Wesley durante una enfermedad  que lo obligó por largo tiempo guardar cama y recuperarse, escribió lo que se conoce como:Notas sobre el Nuevo Testamento” (1754).

En el inicio del Prefacio aclaró: “Por muchos años he deseado poner por escrito y por orden lo que, como resultado de mis lecturas, pensamientos y conversaciones, me parece que puede ayudar a entender el Nuevo Testamento a quienes no son eruditos. El profundo sentido de mi propia incapacidad me lo ha impedido: el sentirme falto, no sólo de conocimientos, sino de experiencia y sabiduría. Por ello lo he pospuesto repetidamente. Cuando otros han insistido en que lo haga, lo he demorado lo más posible, para que, si así le place a Dios, mi obra y mi vida terminasen a la vez”.

 

 

Ofrecemos aquí el Comentario Juan Wesley sobre:  Juan 4,5-42 |    Jesús en Samaria        

[4] Y le era necesario pasar por Samaria: el camino la cruzaba.

[5] Sicar: llamada anteriormente Siquem o Schehem. Jacob dio: en su lecho de muerte (Gn. 48.22).

[6] Jesús…se sentó así: cansado como estaba. Era como la hora sexta: mediodía, la hora de más calor.

[7] Dame de beber: en esta sola conversación la condujo a ese conocimiento que tanto tiempo les llevó a los apóstoles alcanzar.

[8] Pues sus discípulos habían ido: si no, no habría necesitado pedirle a ella.

[9] ¿Cómo tú…?: su franca sencillez se descubre desde sus primeras palabras. Porque judíos y samaritanos no se tratan entre si: en términos de amistad. No admitirían favor ninguno de ellos.

[10] Si conocieras el don: el agua de vida. Y quién es: el único que puede dártela. Tú le pedirías: el acento cae sobre estas palabras. Agua: igualmente utiliza la alegoría del pan (Jn. 6.27) y de la luz (Jn. 8.12); las cosas más sencillas, más necesarias, más comunes, mássaludables de la naturaleza. Agua viva: el Espíritu y sus frutos. Pero era fácil que ella entendiera mal sus palabras porque agua viva era una expresión corriente para significar agua surgente.

[12] Nuestro padre Jacob: se imaginaban que lo era, mientras que, en realidad, eran una mezcla de muchas naciones, que el rey de Asiria había ubicado en ese lugar que les había tomado a los israelitas a quienes había llevado cautivos (2 R. 17.24). Que nos dio este pozo: en José, su supuesto progenitor. Del cual bebieron él: de modo que tampoco él tenía mejor agua.

[14] No tendrá sed jamás: si continúa bebiéndola, jamás se sentirá miserable, insatisfecho, sin bebida que lo refresque. Si vuelve a tener sed, será por culpa suya, no del agua. Sino que el agua que yo le daré: el Espíritu de fe obrando por el amor. Será en él una fuente: no simplemente un pozo, que pronto se agota. Que salte para vida eterna: una confluencia o, más bien, un océano, de arroyos que bajan de esa fuente.

[15] Para que no tenga yo sed: todavía lo entiende en sentido material.

[16] Respondió Jesús: ahora despeja el camino para darle una mejor calidad de agua que la que ella pedía. Vé, llama a tu marido: golpea directamente a su pecado oculto.

[17] Bien has dicho: observemos, en todo este diálogo, la total gravedad y a la vez la cortesía de las palabras de nuestro Señor.

[18] Cinco maridos has tenido: si todos habían muerto ya o no, se lo diría su conciencia, ahora despierta. Tan pronto como se dio cuenta, le planteó la cuestión más importante. Este monte: señalando al monte Gerizim. Sanbalat, con anuencia de Alejandro Magno, había construido un templo sobre el monte Gerizim para Manasés que, por casarse con la hija de Sanbalat, había sido expulsado del sacerdocio y de Jerusalén (Neh. 13.28). Este era el lugar donde los samaritanos solían adorar, en oposición a Jerusalén. Y estaba tan cerca de Sicar que se podía escuchar a alguien de

un lugar al otro. Nuestros padres adoraron: claramente se refiere a Abraham y a Jacob (de quienes los samaritanos pretendían descender), que levantaron altares en este lugar (Gn. 12.6-7; 23.18-20) y posiblemente a toda la congregación del pueblo, cuando entraron en la tierra de Canaán y se les ordenó adorar para poner «la bendición sobre

el monte Gerizim» (Dt. 11.29). Y vosotros decís que en Jerusalén: es decir, en el templo.

[21] Créeme: sólo una vez Jesús usa esta expresión, y es con una samaritana. Con su propio pueblo, los judíos, su lenguaje habitual es «Os digo». La hora viene cuando: tanto judíos como samaritanos, ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis: preferentemente a cualquier otro lugar. El verdadero culto no estará más limitado a ningún lugar o nación.

[22] Vosotros adoráis lo que no sabéis: ustedes, samaritanos, ignoran, no sólo el lugar, sino el verdadero objeto de la adoración. Es cierto que, en algún sentido, «temían al Señor», pero al mismo tiempo «servían a sus propios dioses» (2 R. 17.33). La salvación viene de los judíos: como lo dijeron todos los profetas, que el salvador se levantaría de la nación judía y que, desde allí, su conocimiento se extendería a todas las naciones bajo el cielo.

[23] Los verdaderos adoradores adorarán al Padre: no sólo aquí o allí, sino en todo tiempo y lugar.

[24] Dios es Espíritu: no sólo alejado del cuerpo y de todas sus propiedades sino lleno de todas las perfecciones espirituales: poder, sabiduría, amor, santidad. Y nuestra adoración debe ser congruente con su naturaleza. Debemos adorarle con un culto verdaderamente espiritual, de fe, amor y santidad, que sea les dé vida a todas nuestras actitudes, pensamientos, palabras y acciones.

[25] Le dijo la mujer: gozosa de lo que ya había aprendido y deseosa de aprender más.

[26] Jesús le dijo: para satisfacer su deseo antes de que regresaran sus discípulos. Yo soy: nuestro Señor no había hablado tan claramente a los judíos, que estaban tan imbuidos de la idea del reino temporal. Si lo hubiera hecho, muchos, sin duda, se hubieran levantado en armas para defenderlo y otros lo hubieran acusado ante el gobernador romano. Sin embargo, de hecho les había declarado quien era, aunque negando el título en particular. Porque en un gran número de lugares se había presentado como el Hijo del Hombre y como hijo de Dios, dos designaciones que los judíos consideraban particularmente aplicables al Mesías.

[27] Sus discípulos…se maravillaron de que hablaba con una mujer: lo cual los rabinos judíos consideraban escandaloso para un hombre de distinción. Se maravillaban también de que hablase con una mujer de esa nación, que era particularmente odiosa para los judíos. Sin embargo, ninguno dijo: a la mujer, ¿Qué preguntas? o a Cristo, ¿Por qué hablas con ella?

[28] La mujer dejó su cántaro: olvidando las cosas menores.

[29] Un hombre que me ha dicho todo cuanto he hecho: nuestro Señor le había dicho unas pocas cosas. Pero sus palabras despertaron su conciencia, que pronto le hizo recordar el resto. ¿No es este el Cristo?: ella ya no lo duda, pero incita a los demás a averiguarlo.

[31] Entre tanto: antes de que llegara la gente.

[34] Mi comida: lo que satisface los más fuertes apetitos de mi alma.

[35] Los campos…ya están blancos: significando: la cosecha espiritual ya está madura. Los samaritanos, maduros para recibir el evangelio, cubrían el campo que los rodeaba.

[36] El que siega: quien salva almas, recibe salario: una bendición particular para sí. Y recoge fruto: muchas almas. Para que el que siembra: Cristo, el gran sembrador goce juntamente con el que siega.

[37] El dicho: popular: Uno es el que siembra: los profetas y Cristo. Y otro es el que siega: los apóstoles y los ministros que los sucedieron.

[38] Yo: el Señor de toda la cosecha, os he enviado: ya los había empleado en bautizar (v. 2).

[42] Sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo: no solamente de los judíos.

 

[Los versículos no incluidos no fueron comentados por Juan Wesley]

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s